viernes, 4 de noviembre de 2011

Que nos quiten...

Me doy mas cuenta por los demás que por mi de que llevamos ya dos añitos largos de teta. O de lactancia materna, que dirian algunos. Pronto hará tres años desde que solo uso sujetadores de lactancia, ya que los empecé a utilizar a principios del embarazo.
Me cuesta recordar lo que pensaba sobre el tema de la lactancia antes del embarazo. Creo que nada. Estuve tanto tiempo buscando el embarazo que supongo que eso me parecia un tema secundario. En el tiempo, no en importancia, claro. Pero no recuerdo haber deseado una lactancia "prolongada" .Supercomillas. ¿Prolongada? Suena a 'que dura mas de la cuenta? ¿Un matrimonio de 40 años de duración es un matrimonio prolongado?¿Tendrían que ir desmatrimoniandose porque el matrimonio ya no les matrimonia?
A fuerza de estar pendiente de fechas de ovulación y toda su parentela, nunca pensé a fondo en la lactancia, aunque siempre la idea de alimentar a un bebé con leche de vaca me producía pastosidad en el corazón, menos aun si se le daba en un cacharro de plástico.
El Cosmos vino en mi ayuda y me hizo ver durante el embarazo dos escenas diferentes: un bebé mamando, y un bebé tomando leche de fórmula.
Bebé mamón: Venía con su mamá y su papá de la calle, y al llegar a casa se despertó y empezó a hacer pucheretes; la madre en cero coma segundos se saca la teta, se la enchufa, el otro se pone alli chum chum chum y cuando le parece se suelta y echa la cabeza para atras con cara de felicidad
Bebé biberón: Empieza a pedir de comer y la madre consulta con el reloj para ver si le puede dar o no de comer. Dice el reloj que no. Le mueve, le canta, le recrimina 'no puedes tener hambre aun' El bebé insiste y la madre le pide al padre que le prepare un biberón con infusión para engañarlo. Lo preparan y se lo dan. El engaño dura 5 min. El padre se mosquea con la madre. La madre le dice, previa consulta al reloj, que le prepare ya un biberón. El bebé llora. La madre le mete prisa al padre, que se va a la cocina a prepararlo. La madre riñe al bebé para que deje de llorar. Cuando el padre viene con el biberón, la madre le da al peque y se va fuera de casa a la terraza porque está harta. El bebé se toma la leche. La madre entra de nuevo y coge al bebé que se encuentra pegado a una sudadera que apesta a tabaco.

El caso es que yo me puse a Pablo al surtidor al muy poco tiempo de nacer, y ya que no pude parirlo, pude guardar para siempre la imagen de la perfeccion con que se cogió a la teta. Ver como, despues de tantos años de tener las tetas mas que nada de adorno (y eso los primeros años, luego ya...) se ponían en funcionamiento, a hacer lo que en realidad es su labor primaria, me pareció de lo mas increible. Como un inválido que de repente se levanta y se echa a andar. Un milagro me pareció, y me sigue pareciendo. Los primeros cinco meses y pico fueron una prolongación del embarazo, porque Pablo se alimentaba de mi y solo de mi, y cuando me lo enchufaba por un ratito volvíamos a ser uno solo.

No se hasta cuando seguiremos con la lactancia, tampoco quiero saberlo ni tengo ningun plan. Si que habia visto niños 'mayorcitos' que ya pedian teta con las palabras, y me gustaba, y ahora también Pablo se despierta diciendo gritando "tetaaaaa tetitaaaaaa", y a mi me gusta. En todo este tiempo, no he recibido comentarios negativos, al contrario, mucha gente me ha animado y felicitado, me han contado batallitas de sus abuelas, de niños de la era antes-de-Nestlé que mamaban hasta los cuatro o cinco o seis años

Y ahora que Pablo ya come de todo, aun el rato de vuelta de la guarde cuando se pone con la teta tiene un algo que no tiene nada mas, y no se cuando terminara esto; antes pensaba que me sentiría triste cuando vaya a terminar, pero ahora estoy segura de que no, será el final natural de una etapa y que nos quiten lo mamao

8 comentarios:

  1. Que netrada tan bonita... Pues sí, que os quiten lo mamao!! Un beso y felicidades

    ResponderEliminar
  2. que bonito, que bonito...
    y cuanta razón tienes!!!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu post. A mí me dio pena cuando la peque no quiso mamar más, sólo con añito y pico. Si es por mí, todavía seguiríamos, sobre todo esa última del día, y la primera de la mañana, en la cama haciendo mimos, tan agustito. Es una de las mejores sensaciones de la vida.

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa:
    desde hoy te sigo en tu blog y te invito a conocer el mío...
    http://todoeldiadecompras.blogspot.com
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Me ha entantado este post¡¡¡
    inmejorable¡
    besos.

    ResponderEliminar
  6. Te sigo desde hace un montón y me encanta tu manera de ver la vida.

    Hace poco que he empezado un blog y no me entero muy bien de cómo va esto, asique será un milagro si consigo firmarte.

    Un saludo.

    ResponderEliminar