viernes, 23 de marzo de 2012

90 y pico euros y dejarse tocar el culo

Qué fenchui mas malo se me ha puesto en el cuerpo, la verdad. Me tocaba renovar -por segunda vez ya- el carnet de conducir. Ya me acordaba de la pantomima de revisión médica... y había consultado precio a través de internet (38... 40... 50... 60 euros papeleo included) por eso iba medio resignada. Pero cuando he visto en el centro médico el precio... 70 eurazos + 22.40 de tasas... no lo he podido evitar, se me ha puesto el modo belesteban on y he soltado JOOOOOOO DER en pleno mostrador, así, con dos sílabas, que le da mas rotundidad. En el mostrador ni han pestañeado porque debe de ser de las cosas mas agradables que han oido en mucho tiempo. Qué tristísimo, el centro médico tenía un aura mas gris que una gestoría subterránea, esos doctores argentinos... que se han hecho ese pedazo de carrera y han cruzado el oceano a lo Marco para terminar preguntandote si tomas medicación (3 myolastanes, 3 orfidales y 3 tranquimazines al día, pero por no hacerlo mas largo he contestado 'nada') si vas al psiquiatra (si porque intenté atropellar a unos niños el otro día, pero bueno al final sólo partí un par de piernas, así que como no es grave, no lo cuento) en fin... vale, les pagan un sueldo por ello, pero qué gris todo.
¿Y por qué 70 euros por diez minutos de paripé?¿Por qué 22.40 euros mas en Tráfico?¿Por qué no cobrar 100 + 50 euros? Así redondeamos. O 100 + 100, por lo de la igualdad. ¿Por qué no incluir dejarse tocar el culo?¿Esto es un co-pago del impuesto de circulación?
Al terminar la revisión (?) un muchacho del mostrador que se comía los espacios entre palabras a base de repetir choporrocientas veces lo mismo, me ha explicado el papeleo con el piloto automático puesto, le podría haber echado el mismo entusiasmo hablándole a un cadaver, aunque yo la verdad no me he quedado corta y le he respondido que si a la primera opción porque no me había enterado de la segunda y no tenía ganas de preguntarle: consecuencia, me ha 'preparado' los papeles de manera que yo misma (y no el centro médico, como ya está incluido en el banderillazo) he tenido que subir a Tráfico a hacer numering y coling. Al final todo era tan absurdo que me ha empezado a dar la risa. O quizá me ha dado la risa por culpa de los olores corporales que siempre y no se porqué se respiran en este tipo de sitios. Y el Cosmos que cuando te estampa una puerta en los morros, te abre después una ventana, me ha recompensado un poco con una mujer super-simpática que después de pasar por tres ventanillas distintas es la que finalmente me ha hecho el carnet. Qué maja."A ti no te hace falta fibra, eh, seguro que cagas cada día sin problemas, y es mas, hasta a la misma hora aprox." me he quedado con ganas de decirle, porque de mi época de dietista aun me queda ese radar para saber cuando la gente es estreñida o no. No suelo fallar.
Ya encontrandome un poco mejor, he vuelto con media horilla de tiempo para recoger a Pablo de la guardería. He necesitado dos cruasanes de mantequilla de mi cafetería favorita para realinearme todos los chakras (se, se que tienen mucha grasa saturada pero el cerebro demandaba gustito para ya) y para cuando he llegado a la guarde me lo he encontrado tan feliz y tan recubierto de pintura de la cabeza a los pies, que se me ha pasado del todo el cabreo; entre Pablo, el Sol, el hecho de que es viernes, y el subidón lipídico... vamos, que por un momento  me hubiera dejado tocar el culo

6 comentarios:

  1. Eres un caso, posiblemente la. Única dietista que se cura las penas a golpe de croissant. A mí me toca renovar el carnet a final de año, cómo vuelan los años...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes lo del herrero y la cuchara de palo... aunque la verdad es que lo hago en contadas veces, tengo la suerte de que me gusta las cosas 'sanas' un beso

      Eliminar
  2. Lo del reconocimiento médico tiene una guasa... en fin, lo que hay que tragar...
    Yo las penas me las quito a base de Nesquiks, que los croissants tienen gluten. Claro, que tengo ahora mismo una tanda en el horno, qué te voy a contar, tengo a la niña en plan drJeckill-MrHide... necesito un subidón, pero ya. Me voy a tomar el solecito, que también lo necesito.
    Por cierto, que no hay como saber que es lo que hay que hacer, para hacer todo lo contrario, pero con conocimiento de causa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Teresa, ya sabes que una cosa es lo que dice el cortex, y otra es lo que nos grita el cerebrillo de reptil... ;)

      Eliminar
  3. Dejarse tocar el culo es saludable, es barato, da posibilidades de establecer nuevas amistades, se vislumbra un estado emocional prometedor, se palpa humanidad, ...
    Mil veces mejor que de que te tomen el pelo. Una parte del cuerpo que te cortan sin sentir dolor alguno.
    Me encanta como escribes.
    Un beso desde Málaga:
    Cristóbal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias Cristobal y bienvenido

      Eliminar