martes, 24 de noviembre de 2009

Solo tengo una mano...

...para ecribir, se entiende. La otra esta debajo del preciosisimo culete de Pablo, su cabeza en mi hombro, sus orejillas ocupadas con un 'mozart para bebes' que habia en llutub. prefiero una mano y él conmigo que dejarlo solico para ir mas deprisa. tengo tiempo y no necesito pastillas para no tener sed.

Hoy hace seis semanas que nació Pablo, aunque su vida ahora ya extrauterina se medirá por meses, asi que ando pensando un nuevo nombre para el blog, pero claro cuando se me ocurre algo no tengo el ordenador a mano, o no tengo ni siquiera una mano libre .

No os perdais la canción porque ademas de cantar Miguel Bosé y tener una musiquita muy mona, es que tiene un mensaje profundo!

jueves, 19 de noviembre de 2009

viernes, 13 de noviembre de 2009

Soy la leche

No es un título muy original pero es lo que soy (para Pablo): la leche.

Y es que justo en este cumple-mes ha engordado un kilo desde el peso del nacimiento. ¡Viva Central Lechera Valenciana! Mellenadeoddgulloysatisfaccion. El embarazo es muy bonito y todo eso, pero -visto desde ahora- no deja de ser un engordamiento progresivo de contenido bastante dudoso. El parto no deja de ser un 'rato' en la vida (por cierto mi cesarea fue un desfile de alta costura comparado con segun qué partos vaginales) pero lo bueno-bueno empieza luego.

Eso si, en el grupo de lactancia al que voy cada jueves, siempre que llega alguna nueva -incluida yo en mi primer dia- en un momento u otro siempre se oyen las palabras 'es que no se si lo estoy haciendo bien' Cohone, un comportamiento que es la base de una de las tres funciones basicas del ser vivo (repasemos: nutricion, relacion, reproduccion) no puede ser tan dudoso para una mamifera. La cosa es que apenas nadie ha visto dar teta, y por lo visto las de los años 70 somos las que tuvimos madres mas biberoneras porque era la 'moda' Pero asi de descafeinadas estamos las mujeres, ya no corremos con lobos, caminamos tropezando a cada paso con el burka de las mechas, los michelines, la tersura de la piel o la firmeza de las tetas.

P.S. Iba a poner, al principio, que me ha engordado un kilo... mmm mmmm

jueves, 5 de noviembre de 2009

Manos (y tetas) libres: el nacimiento

Ahora que dispongo de las dos manos para escribir voy a contaros cómo nació Pablo. Que sean las cuatro y media de la mañana carece de importancia: me he despertado por mi misma porque el cuerpo me pedia un zumo de naranja y un cruasán (o curasán, que dicen en mi pueblo) asi que aprovecho y aqui estoy.

El martes 13 de octubre teniamos que estar en la clínica a las 12. Yo por la mañana en lugar de tener contracciones, lo que tenia era la plancha del pelo en la mano, porque una no es tan pija como para haber ido a la pelu el dia anterior, pero queria ir apañadita. Salimos para allá con la antelación que impone el tráfico; yo iba, un poco lejana, como si tuviera hora para el médico y poco mas. Aquello no se parecía en nada al 'ir de parto' que se suponía que era.Llegamos 15 minutos antes de lo previsto, dimos un paseo para tomar el último sol de octubre y me dió tiempo de localizar una tienda de jamon iberico que... mmmm... A las doce, llegamos a la clínica e hicimos el ingreso. Asomó la cabeza una enfermera y la de admisión le dijo "ya está aqui la partera" y yo me quedé una vez mas con ganas de saber porqué ya no se dice parturienta y se dice partera, porque es que a mi partera me suena mas a patera que a parto, pero me volví a quedar con la duda, ya que en ese momento pensaba "uf, soy yo, la partera, qué cosas" Me dieron una habitación y subimos. La clínica es muy pequeña, con el encanto que permite llamar a lo viejo antiguo, por supuesto muy limpia, las paredes de la habitacion amarillas y un pedazo de ventanal por donde entraba un sol maravilloso, asi que me dió un subidón que pa qué. Una enfermera vino y me dijo que me lo quitara todo y me pusiera una bata de papel (azul) y ahí ya si que se me removieron un poco los chakras, todo el que se haya operado de algo sabe que cuando te quitas la ropa y te quedas en pelotillas te viene la sensación de vulnerabilidad (es decir de acojono)

En esto se presentó la familia, yo seguía tan tranquila, en vez de ponerme trascendental me preguntaba si desde donde estaba sentado mi suegro me vería transparentado el culo (luego ya cuando todo el mundo se harta de verte las tetas se te pasa la verguencita) y al fin vinieron a por mi. El momento me tumbo en la camilla me removió un poco. Primero me bajaron a la sala de partos; yo sin romper aguas ni nada de nada me sentía un poco fuera de lugar, los miki maus de la pared no me parecieron muy propios, la verdad, pero en algo me tenía que fijar para distraerme mientras me ponían la vía. La comadrona se puso conmigo, aquello iba a ser... iba a nacer Pablo! Empecé a sudar y mi campo visual a reducirse... 'Hayde (se lee Heidi) creo que me estoy mareando' le dije a la comadrona. Mi sistema nervioso se puso ídem todo junto y por fin reaccionó con una crisis vagal en toda regla, que rápida y profesionalmente me solucionaron echándome aire con un papel y haciendo un poco de cachondeo sobre el tema 'ay si es que no se puede venir asi de tranquila' A partir de ahí la cosita se puso mas seria porque ya nos íbamos para el quirofano; por bonita que sea la situación la palabrita de por si ya impone. A todo esto la ginecóloga no aparecía por ninguna parte y yo tuve otro pensamiento tontorrón del tipo y si ella no viene ¿me abrirá cualquiera de estos? es que el quiofano parecía el metro, entre la comadrona, la anestesista, otro gine que ayudaba, pediatra, enfermeras y auxiliares... me senté para la epidural, menos mal que ya me la habían puesto una vez y tenía experiencia, pero esta anestesista estuvo peor que el otro, la verdad, ni me explicó nada ni nada, ademas me hizo un poco de daño, menos mal que Hayde me abrazaba como si yo fuera un pollito mojado y desconsolado (que es lo que era en ese momento) Por fin aparecieron, no recuerdo bien quien llegó antes, la ginecóloga y el padre de la criatura. Ella llegó como en las películas con la mascarilla puesta y con unas frasecitas y sabiendo que ya nos metíamos en el tema, me dio ánimos. El padre de la criatura iba vestido de verde quirofano. Tuve una nueva oleada de valentía que duró hasta que alguien empezó a pisar uvas en mi barriga... ah no, no era eso, era que me estaban me-ti-en-do-ma-no: metiendo las manos en el cuerpo, oh maicgadt, la ginecóloga me dijo las siguientes palabras "venga cariño que ya está aqui tu bebe" a lo que yo mentalmente respondí "hala pues vamos a echarle huevos a la cosa" y ahí empezaron las campanadas, el quirófano entero empezó a cantar "un pie, una pierna... ya sale la otra piernecita.... ooooh los huevetes (qué ilusión les hizo los huevetes, y eso que ya sabíamos que era niño) el cuerpo el cuerpo... ooooh" en ese momento me dolía un poco, pero ya pasaba un huevo del dolor; sólo quería verlo, pero me tuve que conformar con verlo dos segundillos, darle un besito en un pie que no se ni si le llegó, y en ese momento me debieron de chutar algo porque no recuerdo mas Todo se terminó muy rápido y cuando me di cuenta me estaban subiendo a la habitación, donde ya me esperaba Pablo, y el resto de la familia. Ahi fue donde realmente conocí a Pablo y lo primero que pensé al verle fue.... ya le han vestido...
En realidad, lo peor de la cesarea fue la poquita movilidad que me dejó en las primeras horas para manipular al peque, tuve que conformarme con que me lo pusieran en la cama en el hueco del brazo; eso si, ya me las apañé, entre los libros que había leído y los cursos de preparación al parto, para enchufarle la teta en posición tumbados. En ese momento sólo pensaba "está bien, está bien, está bien" porque los días anteriores me entró la preocupación de si nacería sano, si tendría alguna cosa y tendrian que ingresarlo... pero como nadie me decia nada raro pues estupendo.
Los días de ingreso en la clínica fueron muy bien, nada de nada de dolor, me cuidaron mucho, se portaron fenomenal... y el viernes por la mañana ya nos dieron el alta y para casa. El viernes por la tarde fue un dia también muy especial, de alguna manera para mi sola, algo que me compensó en parte de la experiencia de no poder parir y un recuerdo que siempre conservaré

Bueno a todo esto se ha despertado Pablete que ha detectado con su superolfato mi ausencia y ha reclamado teta, asi que con la pausa son las cinco y media de la mañana... besicos